Un mar de besos

Follow me on Instagram

Instagram

About me.

Mi foto
Paradero desconocido.
18. Proyecto de enfermera con exceso de pensamientos. Amante de la literatura, de la naturaleza y de la cerveza. Potterhead. Roja de corazón. ¡Viva la Revolución! ♀

28 abr. 2015

Cuaderno de canciones


Tenía un viejo cuaderno donde solía escribir vocablos sin sentido que transformaba en canciones sin sentido. Cada vez que volvía a casa tras un día realmente agotador, escribía. Cuando el día tan bonito que hacía terminaba con una tormenta abrumadora, escribía. Cuando pasaba la gripe, escribía. Sólo escribía cuando lo necesitaba, y siempre escribía sobre cómo no me sentía. No me gustaba escribir sobre mariposas, y escribía sobre mariposas. Y cosas así. 
Terminé el cuaderno, con más espacios en blanco que escritos, pero al fin lo terminé. Parecía increíble la combinación que resultaba de tantos versos y tantísimas palabras. Seguían sin tener sentido, pero logré crear algo de la nada, la mítica montaña de granitos de arena hecha a tinta. 
No tenía motivos para escribir, sino que era una rutina de desahogo habitual en mí, era como volver a nacer. Me sentía libre y me dejaba llevar por el ritmo del bolígrafo. 
Mis canciones, que así llamé a versos de cuatro líneas, eran lo más parecido a un mar de sensaciones. Sensaciones que no me gustaban, o que no había sentido nunca, como si no me perteneciesen a mí, y en cada línea estuviese narrando un poquito de cada persona. 
Canciones de personas anónimas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Espero que vuelvas a dejar tu huella pronto.

Un puzzle sin terminar