Un mar de besos

Follow me on Instagram

Instagram

About me.

Mi foto
Paradero desconocido.
18. Proyecto de enfermera con exceso de pensamientos. Amante de la literatura, de la naturaleza y de la cerveza. Potterhead. Roja de corazón. ¡Viva la Revolución! ♀

5 abr. 2013

Excesos entre tus piernas

El viento gritaba más fuerte su nombre. El eco atormentaba la estancia y diluía mis delirios. Era un momento de pensamiento, y lo que se llevó el viento, vuelve con una ráfaga de aire más fuerte. Si las calles que rodeaban estos instantes estaban hechizadas o era una válvula de escape, que necesitaba liberarse. ¿Cuántas veces habré escuchado su nombre? ¿Y cuántas habrán sido las veces en las que unas gotitas saladas han sido derramadas por mi cara? Me devoraba en cada instante que permanecía a su lado, en mis por qués y en el reflejo que transmitía tal mirada. No digo que era perfecto el momento ya que él era perfecto. No, eso ya está muy visto. Quería decir que cada defecto suyo a mí me enamoraba. Sus caricias eran en vano, efímeras a la realidad, los besos eran dudosos. No era ni un cuento de hadas ni nada por estilo. Supongo que era la realidad, o una línea del tiempo limitada. ¿Por qué me encerraba en la verdad? ¿No podíamos ser uno sólo? Cada llaga extinguía la presión, y el miedo envejecía. Los fluídos salivares hicieron su trabajo de boca a boca. Y un movimiento muscular de la lengua dibujaba corazones entre sus encías. Mi corazón deseaba más, las palpitaciones que dejaba eran símbolo de amor. Como diría un poeta, me encuentro enamorada. 

Las luces van desapareciendo, y aquí permanezco yo, sin sentimiento. En plena penumbra, la nostalgia y la tristeza provocan espasmos al corazón. No hay razón, sólo realidad. Y es muy dura, muy dura...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Espero que vuelvas a dejar tu huella pronto.

Un puzzle sin terminar