Un mar de besos

Follow me on Instagram

Instagram

About me.

Mi foto
Paradero desconocido.
18. Proyecto de enfermera con exceso de pensamientos. Amante de la literatura, de la naturaleza y de la cerveza. Potterhead. Roja de corazón. ¡Viva la Revolución! ♀

14 ago. 2012

No hay sonrisa sin tristeza


Es triste ver cómo se caen las hojas de los árboles, es triste ver cómo llega el invierno, es triste ver a esos niños que no pueden correr y jugar porque son explotados, porque no tienen que comer, y porque están condenados a ello. Es triste ver como el tipo pasa, como las amistades se van y como la gente cambia. Es triste ver como el sol se esconde, como el verano se acaba, como vuelves a la rutina de siempre. Es triste saber que el tiempo vuela y que no se puede volver atrás, que lo que has hecho ahí se queda y nunca lo vas a poder borrar. Es triste saber que las personas que más quieres terminan yéndose, porque es ley de vida. Es triste saber que quizás las cosas no han salido como tú esperabas o como tenías planeadas.


Pero a pesar de todo esto, lo que hace que sonrías cada mañana es escuchar la voz más dulce del mundo, que te inspira cada día diciéndote que tú puedes mejorar otras vidas, pero no sólo te lo dice, sino que te asegura y afirma que siempre estará contigo y no volverás a estar sola nunca más, que él formará parte de tu vida para siempre.
Tantos consejos dados de vivir la vida al límite, y no yo misma soy capaz de aplicarme el cuento. Siempre viviendo con miedos, con inseguridades, fantasmas que ya no tienen un papel en el presente, tragando mentiras y fingiendo de que no pasa nada. Años diciendo tonterías que ni pienso, y callándome lo que de verdad siento. Perdiendo oportunidades y volviendo a caer en el mismo error. Años que poco a poco han conseguido que cada día crea menos en mi, que no esté totalmente segura de todo lo que haga. Todo este tiempo, a parte de enseñar lecciones, ha servido para temer más a la vida, tener miedo a sus dificultades, a no saber llevarlas a la hora de enfrentarlas, a no poder saltar las barreras, a no disfrutar. ¿Y qué hacer ahora? Nada. Lo triste es que ya no se puede hacer nada, sólo madurar. Aprender que la vida es así, que las cosas no salen como nosotros queremos, que si no creemos nosotros en nosotros mismos, no lo hará nadie. Que lo mejor es decir las cosas en su momento, sin pensar en las consecuencias, porque después ya será tarde. Que hay personas que se van y ya no vuelven. Que siempre, SIEMPRE, hay personas que están contigo por muy malo que sea el momento, y por muy sola que una se sienta. Y que, aunque casi nadie lo tenga en cuenta, el mejor consejo que se puede dar en la vida es vivir al máximo el presente, porque en un futuro quizás no lo tengas, y en ese futuro te volverá a pasar lo mismo que ahora con el pasado.

2 comentarios :

  1. Tu blog es algo tremendo, es algo precioso.
    Te lo digo de verdad, lo encontre por casualidad. Asiesque apartir de ahora tendras una seguidora de una parte de este mundo tan inmenso, no dudes que me pasare con cada entrada que publiques :) Bueno me voy, te dejo mi blog por si te apetece pasarte, aunque no tiene ni punto de comparacion con el tuyo.
    http://ganasdesonreiratulado.blogspot.com.es
    Un besazo de tu admirodara y de tu blog PD: Noelia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciass, acabo de reintegrarme en el, le abandoné tres semanas...y bueno, miles de besos;))

      Eliminar

Espero que vuelvas a dejar tu huella pronto.

Un puzzle sin terminar